sábado, 6 de octubre de 2012

ISABEL, LA REINA (primera parte)

Hoy os traigo esta trilogía de Ángeles de Irisarri, “Isabel, la reina”, concretamente el primer volumen subtitulado “Las hijas de la luna roja”.

Su historia comienza un día de abril, concretamente el 22, en el que nacía Isabel bajo la atenta mirada de notarios, escribanos, matronas, y demás testigos dando fe de su nacimiento, por ser hija de reyes. La casualidad o el destino quiso que ese mismo día y a la misma hora, muy lejos de allí, en Bilbao, una mujer del pueblo diera a luz a su hija dejándola a la puerta de la casa de una amiga justo antes de morir; quizá bruja, quizá sanadora, quizá curandera. Y de forma simultánea, en Ávila, nacían en la gran casa de Juan Téllez, marqués de Alta Iglesia, dos niñas gemelas, las cuales, tuvieron la desgracia de nacer mancas. Sin ningún tipo de premonición ni desventura pero todo ello bajo el mismo firmamento en el que lucía una hermosa luna roja.

Isabel dejará el hogar familiar, siendo niña todavía, para ir a la corte. Reclamada por su hermano Enrique, rey de Castilla, crecerá entre las intrigas palaciegas y con partidarios a favor de hacer rey a su hermano Alfonso, ante la sospecha de que la hija del rey, llamada Juana la Beltraneja, pueda ser bastarda de la reina e hija de Don Beltrán de la Cueva. Y mientras tanto Enrique prepara el casamiento de Isabel con el rey de Portugal pero ésta se negará rotundamente.

Pero su destino empieza a cambiar con la muerte de su hermano Alfonso, supuestamente por la peste o, como algunos sospechaban, envenenado. Con el fallecimiento de éste y con el alunamiento de su madre, Isabel se encuentra muy sola y siente que solo puede confiar en su dama Beatriz de Bobadilla y en Gonzalo Chacón.

Aún así se hace fuerte y cogiendo las riendas de su destino aspira a ser reina de Castilla, pero a su manera, pues a pesar de la premura de todos sus partidarios porque se proclame reina y destrone a su hermano Enrique, ella no consiente hacerlo hasta que este no fallezca, para terminar de una vez por todas con la guerra y el hambre que padece su pueblo.

A cambio de ello, Isabel, llegará a un acuerdo con su hermanastro en el famoso Tratado de los Toros de Guisando, exigiéndole que la proclame Princesa de Asturias, haciéndola así su heredera, en detrimento de Juana, la Beltraneja.

Tiempo después, aprovechando que éste se encuentra lejos de la corte y a pesar de estar vigilada por los partidarios de la hija del rey, consigue a escondidas, casarse con Fernando, hijo del rey de Aragón, y heredero de la corona. 

Y según se van sucediendo todos los avatares de Isabel por ser reina de Castilla, conoceremos también la historia de las marquesas de Téllez de Fonseca, como hemos comentado antes, nacidas mancas. Tras la muerte de su madre, Doña Leonor, en el parto y la huída, como un loco, de su padre, Don Juan, se quedaron en la mansión nada más que la cocinera, dos esclavas moras y las dos gemelas. El estupor fue general por la falta de una de la manos en las dos niñas; unos pensaban que podía ser obra del diablo, otros que se la arrancó un perro al nacer. El caso es que nadie encontró las manos en ningún lugar, con lo que el hecho se quedó sin explicación alguna.

Las niñas crecieron aceptando su manquedad y sin apenas salir a la calle. Lo mismo se oraba al Dios cristiano, por influencia de Catalina, la cocinera, como que se oraba al Dios musulmán debido a que las esclavas moras, Marian y Wafa, en su crianza se lo enseñaban.

Hasta que un buen día se presentó su abuela, Doña Gracia, llegada de Italia, para hacerse cargo de la educación y casamiento de ambas. Revolucionó la casa entera y apoyando la causa, primero de Alfonso y, tras su muerte, la de Isabel, acercó las relaciones de sus nietas a la posible futura reina como su apellido exigía.

Y precisamente, María de Abando, aparece en medio de estas dos historias. Ya que en un lugar de Bilbao, María la Malona, mujer del vulgo, moría a las puertas de la casa de su amiga María de Abando, con su hija recién nacida en los brazos. Cuando María la encontró, no dudó en hacerse cargo de la niña a la que querría como si fuera suya y a la que llamó igual que ella. Pero, María de Abando, a falta de una madre, no solo la tuvo a ella sino que al enterarse de lo sucedido, Martina de Inaxio, también bruja, sanadora o curandera amiga de la Abando, quiso igualmente criar a la pequeña como si fuera suya.

Muchas disputas tuvieron a causa de ello, aunque la amistad y el cariño, que la niña las tenía a las dos, impidieron llegar a males mayores. María crecía aprendiendo las artes de sus madres y acompañándolas para atender los requerimientos de la clientela que pedían de sus favores.

Hasta que un día se desencadenó la desgracia muriendo Martina y un tiempo más tarde su otra madre. Al no ser capaz, María de Abando, de vivir más tiempo en su casa y tras estar un tiempo con otra bruja compartiendo servicios y casa, decide marcharse de allí. Acabó instalándose en Castilla, en la Ermita del Cristo de la Luz, donde se ganaba la vida con sus dotes aprendidas en los años predecesores, aunque sin descubrirse del todo ya que la brujería empezaba a ser perseguida.

Quizá fuera por el hechizo de esta luna o por la coincidencia de la hora exacta en el nacimiento de todas ellas, y a pesar, de la distancia que se abría entre sí, que su destino se verá entremezclado y la atracción entre ellas, sin conocerse, no pasará desapercibida.

Continuará…



15 comentarios:

  1. Esta trilogía no me llama mucho, Nieves. Aprovecho para comentarte que te agradecería mucho, si quieres, que saques la verificación de palabras de los comentarios. Es tan engorroso... Gracias!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo voy a quitar, sé que al final suele dar problemas. Te agradezco también que me lo hayas dicho.
      Bss.

      Eliminar
  2. No tiene mala pinta este libro, pero me da pereza que sea otra trilogía. Si lo encuentro por la biblio, le daré una oportunidad, a ver si me engancho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene un lenguaje un tanto especial y distinto pero si te gusta el tema te animo a que lo leas.
      Bss.

      Eliminar
  3. El tema es interesante y nos lo has narrado de una forma que me quedado con ganas de más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estate atenta que como he indicado continuará...
      Bss.

      Eliminar
  4. Hola, me hago un hueco en tu blog. Me gusta mucho la novela histórica, pero por ahora tengo muchos de este tipo pendientes,creo que los dejaré pasar. Saludos. Te invito a visitar el mio si te apetece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la bienvenida a mi blog, me acabo de pasar por el tuyo y también me he instalado. Nos seguimos.
      Bss.

      Eliminar
  5. De esta autora leí "La artillera" y se me hizo un poco árido aunque me gustó. Pero esta trilogía no me llama demasiado. Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te comenté en esa reseña que también éste es un poco árido, pero tiene algo que me engancha. Ciertamente, me estoy leyendo la trilogía por segunda vez.
      Bss.

      Eliminar
  6. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacate@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  7. La reseña es buena, Nieves, pero tal y como veo la primera parte no me acaba de convencer. Si solo se centrase en la vida de la reina Isabel, podría pasar, pero ya las otras subtramas no me atraen tanto. Esta parte coincide con lo que vi de la serie Isabel, que están pasando por televisión, aunque de momento no vi más. La serie es fiel a los hechos pero no me termina de convencer la interpretación. Sin embargo, me llama la atención que, pese a su acidez, la hayas leído dos veces, si es que no he entendido mal. Algo tendrá, entonces. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es cierto, la he leído dos veces, quizá, porque fue hace ya un tiempo y como ahora empezaba la serie me animé para recordar datos y ver si ésta se ceñía a los hechos. Tiene algo que me atrae. El lenguaje que usa Ángeles de Irisarri tiene muchos términos o expresiones de castellano antiguo y resulta curioso leerlo. Las otras dos historias paralelas son un tanto raras pero no sé si realmente son históricas o inventadas por la autora. Estoy pendiente de comprobarlo.

      Eliminar
  8. Hola te invitamos de nuevo a visitar nuestro blog, esperando que te guste y si es así con mucha satisfacción nos encantaría intercambiemos suscripciones, saludos y en contacto :)

    ResponderEliminar
  9. Hola Nieves!

    Te felicito por tu blog. Es muy interesante.

    Me estoy terminando la trilogía de "Isabel, la Reina", que me ha tenido super enganchadísima desde la primera página! Y eso que el título no me llamaba mucho... Pero fue abrir el libro, por curiosear, y ver el lenguaje que usaba y la forma de escribir y no poder dejar de leer! Es buenísimo...

    Un saludo!

    http://micocinitadejuguete.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario