martes, 23 de octubre de 2012

ISABEL, LA REINA (tercera parte)



…Y llegamos al final de nuestra historia con Isabel, la reina “El sabor de las cerezas”. En esta última parte de la trilogía de Ángeles de Irisarri, llegamos a la cumbre del reinado de Isabel y Fernando, como reyes de Castilla y de Aragón.

La obsesión de los reyes, sobre todo de la reina, la cual era muy devota cristiana, se centrará en acabar con el reinado musulmán del sur de la península. Entre batalla y batalla y entre idas y venidas de Fernando, además de Isabel y Juan, sus dos primeros hijos, nacerán: Juana, María y Catalina.

Y entre persecución de judíos y musulmanes, matrimonios de sus hijas, unificación de la totalidad del territorio peninsular y Colón descubriendo América, transcurre la vida de Isabel sin un momento de respiro.

Pero no todo serán buenas noticias ya que el heredero, su único hijo, Juan, morirá ya casado, pero sin descendencia. Al igual que un tiempo después, también fallecerá la primogénita Isabel y el hijo de ésta. La sucesión del trono entonces le corresponderá a Juana casada con Felipe, hijo del emperador Maximiliano, y al hijo de ambos, Carlos.

En cuanto a las demás protagonistas que acompañan la historia de Isabel, tendrán destinos distintos. La primera de las cuatro hijas nacidas bajo la luna roja de abril de 1451, que dejó este mundo, fue una de las marquesas, Leonor. Su hermana, Juana, ingresó en el convento de Santa Clara llegando a ser, con el tiempo, madre superiora. Y por último la bruja María de Abando, huyendo de la Inquisición marchó con su marido a Andalucía donde fue capturada y vendida como criada y una vez liberada, cuando los reyes se hicieron con Granada, volvió a Ávila quedándose a vivir en la mansión de las marquesas hasta el fallecimiento de Leonor. A raíz de este suceso, María volvió a Bilbao, su tierra, donde realmente fue feliz rodeada de su gente.

Y el 26 de diciembre de 1504, fallecía la segunda hija nacida bajo la luna roja de abril de 1451, la reina Isabel la Católica.

Esta trilogía, que he ido resumiendo, se caracteriza sobre todo por el toque tan personal que hace Ángeles de Irisarri sobre la vida de Isabel la Católica, aderezándola con las historias un tanto atípicas y llenas de magia de las demás protagonistas.

A ello contribuye también con el lenguaje, un tanto arcaico y acompañado con cierto humor, que utiliza la escritora en su relato, consiguiendo que el ambiente medieval sea pleno y transporte tus cinco sentidos, como si fueras en una alfombra mágica, al interior de la historia. 

8 comentarios:

  1. Yo no me embarcaría en su lectura. A parte de ser una trilogía es una parte de la historia que no me atrae nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ni siquiera te atrae esa parte de la historia entonces no creo que te gustara.
      Bss.

      Eliminar
  2. Muy buenas reseñas! Una trilogía que en algún momento me tengo que animar a leer, que me va a descubrir muchas cosas de nuestra historia.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te animas ya nos cuentas que te ha parecido.
      Bss.

      Eliminar
  3. A mi las trilogias tampoco me gustan mucho pero estos libros parecen estupendos para conocer esta parte de la historia, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente es una trilogía pequeña, solo el tercer libro es un poco más voluminoso y creo recordar que ronda las 300 páginas.
      Bss.

      Eliminar
  4. Son novelas que ayudan a estudiar nuestra historia a través de personajes muy interesantes. Gracias por presentarnos esta trilogía.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, creo que muchas veces ayudan a entender como se desarrollaba la sociedad en épocas tan distanciadas de la actual.
      Bss.

      Eliminar

Gracias por tu comentario