miércoles, 4 de abril de 2012

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

Hoy quiero hacer una reseña de esta obra que leí hace tiempo de William Shakespeare coincidiendo con la emisión en el cine de la película con el mismo nombre de Kenneth Branagh. Ayer nos dejaron la película para verla en casa y mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que a mis dos hijas les encantó (la mayor tiene casi 10 años). Lógicamente había cosas que no entendían pero con un poco de ayuda y claro después de verla por la mañana, tarde y noche (no descarto que hoy la vuelvan a ver de nuevo) creo que el nivel de entendimiento al acabar el día fue mayor.

Para mi siempre fue una obra encantadora, llena de alegría, humor, buena música (casi nos ponemos a bailar nosotros también) y actores estupendos. Keneeth Branagh y Emma Thompson se salen con los diálogos punzantes y burlescos que se dirigen el uno al otro en los papeles de Benedicto, el cual está en contra del matrimonio, y Beatriz en contra de los hombres.


Mientras se prepara la boda de Hero con Claudio preparan una trampa para la irreconciliable pareja. Por un lado Pedro de Aragón, Claudio y Leonato hacen creer a Benedicto que Beatriz está enamorada de él y por otro lado Hero y sus doncellas hacen creer a Beatriz que Benedicto está enamorado de ella. Al final los dos caerán en la trampa y se empezarán a ver de otra forma descubriendo cada uno los verdaderos sentimientos hacia el otro.

Pero mientras tanto, los enemigos de Pedro de Aragón preparan un malvado engaño para evitar que la boda de Hero y Claudio se celebre. Engaño que descubrirán los alguaciles capitaneados por Michael Keaton dando el toque como solo él sabe.


Espero que os haya gustado este pequeño recordatorio a esta fantástica obra de William Shakespeare y a esta decliciosa y entretenida película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario