sábado, 14 de abril de 2012

EL JINETE DEL SILENCIO

Tras las desventuras que sufre nuestro protagonista, Yago, a uno se le queda el alma encogida. No tiene poco con sus problemas autistas (síndrome de Asperger en la actualidad) y el poco entendimiento de la gente de su alrededor, como para encima ir metiéndose de cabeza, como se suele decir en "camisa de once varas".
El libro es ameno, entretenido y se lee rápidamente. Nos narra las peripecias de Yago en un mundo que no entiende, donde siente el rechazo de todos lo que le van rodeando a lo largo de su vida. Pocas personas le demostrarán cariño y respeto.
En pleno imperio de Carlos V, de una relación entre una doncella y un hacendado de Jerez, nace Yago casi muerto y será un caballo quien le haga revivir. Desarrolla un instinto con estos animales tras los cuales se refugiará y  sentirá la seguridad entre sus lomos.
Pasará hambre y penurias durante toda su infancia, de mano en mano huyendo de los que le tratan mal. Conoce a Camilo, monje de la Cartuja de la Indefensión, el cuál será el único que sabrá mirar en su corazón. Sabrá lo que es la esclavitud en sus propias carnes aunque el destino le compensará al conocer a Hiasy, una esclava que llegó a ser muy especial para él y a Volker y Carmen con su particular historia. Le tratarán de loco y le meterán en un hospital para enfermos mentales donde sufrirá en sus propias carnes los experimentos de un loco. En fin, sufrirá un sin fin de penurias incluso cumpliendo su sueño, al  trabajar en una escuela de equitación cerca de sus amigos, allí también concerá el desprecio y la decepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario