jueves, 19 de abril de 2012

TENEMOS QUE HABLAR DE KEVIN

No hace mucho han estrenado la película:"Tenemos que hablar de Kevin". Todavía no he ido a verla, aunque tengo pensado hacerlo, sí que leí el libro hace tiempo y la verdad, me impactó muchísimo.

Desde la primera página se palpa el drama y la tensión que la protagonista vive. Accede a quedarse embarazada ante la insistencia de su marido, cuando llega a lo más alto de su carrera profesional, pensando que la maternidad le hará tener sentimientos que hasta el momento no entendía. Para sorpresa de todos ni la maternidad la hace sentir nada, ni el hecho de que nazca el niño tampoco le despierta el espíritu materno que a casi todas tarde o temprano nos señala en la vida.

El mutuo rechazo que se tienen madre e hijo desde el primer momento de su nacimiento hace presagiar un triste final. La frialdad con la que la protagonista narra la relación con Kevin te pone los pelos de punta. El padre ajeno a todo ello exculpa continuamente a su hijo, viendo sus maldades como fechorías de niños. Sin embargo su madre sospecha desde muy pequeño que no es un niño como los demás, lo cual quedará demostrado, años después, en el instituto.

Este libro siempre ha llevado colgado la etiqueta de polémico, ya que se pone en tela de juicio todo lo que rodea al sentimiento maternal. La pregunta está servida: ¿Kevin, es así debido a un embarazo ciertamente no deseado o por el rechazo que la madre siente hacia ese niño? ¿Es innata su maldad? ¿Siente ella, de manera inconsciente, esa forma de ser de su hijo, que instintivamente la hace rechazarle?

Os invito a que dejéis vuestras opiniones. Me propongo ir a ver la película aunque creo que es bastante fuerte sobre todo cuando se tienen hijos.

2 comentarios:

  1. Antes de tener a mis hijos, cuando empezaban a ser un proyecto a corto plazo en mi vida, me saltó un miedo que para mucha gente no tenía sentido ¿y si mi hijo no me cae bien? por mucho que una persona sin hijos se pueda imaginar el amor que se puede llegar a sentir por un hijo, cuando no se tiene no se sabe, pero cuando finalmente eres madres y descubres el amor incondicional en mayúsculas no entiedes como una madre puede rechazar por algún motivo aún hijo. No obstante son muchas las madres que han rechazado hijos.¿el motivo? habra que leer el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy madre y es cierto que hasta que no tienes hijos no sabes lo que puedes llegar a quererles. Cuando leí el libro, intenté ponerme en la piel de la protagonista para poder entenderla. Fue difícil pero también hay que entender que hay personas que no sienten esa necesidad de ser madres y si encima se les "obliga"...si para colmo lo juntas con un niño que demuestra una maldad extrema el cóctel es pura dinamita. Te animo a leerlo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario