lunes, 5 de febrero de 2018

GRANDES ESPERANZAS

¿Quién no ha oído hablar de esta novela o de su autor? Sin duda, es uno de los clásicos por excelencia y poco queda por decir de una obra así que no se haya dicho ya. Todos en mayor o en menor medida conocemos muchas de las historias de Charles Dickens, tanto por cuentos o por películas que hemos leído o visto de pequeños. 

Sin embargo, he de decir que no había tenido el gusto de conocer esta obra en concreto. Y eso fue lo que me animó a iniciarme con los libros de adulto de este escritor. Sí, es cierto, ¿cómo he podido tardar tanto en leer a Dickens? Pues supongo que por el mismo motivo que muchos de vosotr@s y, es que durante muchos años los clásicos han quedado apartados de nuestras lecturas. ¿Por qué? No lo sé exactamente, quizá por saturación en la escuela, o porque nos sabemos de memoria sus historias por los cuentos, dibujos o películas o quizá porque es literatura muy diferente a la que estamos acostumbrados. El caso es que decidí poner remedio a ello y no dejaré de incluir clásicos entre mis lecturas actuales.

"Grandes Esperanzas" es una historia de relaciones personales, de amistad y de aprendizaje, rodeada de esa hipocresía que caracterizaba a la Inglaterra de la época victoriana y que Dickens sabe retratar con gran maestría. 

Sus personajes son trazados con tanta meticulosidad que son todo un lujo. Por un lado está nuestro protagonista, Pip, un chiquillo huérfano que es criado por su hermana y su marido, herrero. Gracias a un buen benefactor podrá abandonar la aldea donde vive para ir a Londres donde espera labrarse un gran porvenir. Allí conocerá al que será el amor de su vida, Estella Havisham una joven muy hermosa, pero con un corazón de hielo. Por otra parte, bajo mi punto de vista merece la pena destacar el papel de quién ejerció de padre de Pip, Joe Gargery, una de las personas más honradas y cariñosas con la que Pip pudo contar en los momentos más duros, a pesar de que él no siempre le mostró su afecto. Tampoco se quedan atrás personajes como Abel Magwitch, la señorita Havisham, madre de Estella, el señor Jaggers o el señor Wemmick. Y un sin fin más de ellos igual de buenos o más que los anteriores.

En definitiva es una historia para leerla con tranquilidad, disfrutando de cada una de sus páginas, de cada uno de sus personajes y de cada una de sus descripciones. Déjate llevar por ese ambiente victoriano de las novelas de Dickens; son otro mundo. 



3 comentarios:

  1. Hola guapa!
    Uhhh! la de tiempo que hace que lo leí y bueno no veas qué de recuerdos me trae este libro, fue una de mis primeras lecturas, por este libro comenzaron mi andadura en el mundo de los libros. fue tanto lo que me gusto como escribía el autor que le siguio Oliver Twist y David Copperfield. Son libros que todo el mundo debía de leer en algun momento de sus vidas pues seguro que se alegraran de hacerlo.
    Soy nueva por aquí, te invito al mío.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
  2. Un clasicazo!
    Tengo pendiente volver a leer al autor =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola Nieves, yo juraría que te seguía pero ya veo que no. Lo arreglo ahora mismo. Desde luego, el libro que has elegido no puede ser mejor. No lo he leído completo pero sí conozco la historia. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario